Cuando no se sabe cómo controlar al niño/a, ¿se le puede dar un azote?

Esta era la introducción de un artículo que leí hace un tiempo. En el artículo te explicaban por qué puede llegar a ser contraproducente el castigo físico  para castigar una acción a tu pequeño.
Según una investigación en Estados Unidos sobre una muestra de 1500 niños/as de entre dos y cuatro años puso de manifiesto que los pequeños que recibían habitualmente pescozones tienden a vulnerar las prohibiciones establecidas por los padres. En cambio, los que no sufren estos castigos físicos, son menos testarudos y respetan las reglas más fácilmente.

El motivo que se argumenta es que el azote no convence, sino que impone la ley del más fuerte. El niño/a piensa que debe hacer lo que se le dice, no porque sea justo, sino porque lo dice la autoridad, somos más altos y más fuertes. Manifiesta que el menor se siente ofendido, violentado y acumula rencores que, con frecuencia, le durarán mucho tiempo.
El otro argumento que se describe es que al recurrir a los azotes, se corre el riesgo de que el uso de la fuerza le parezca algo normal, una forma aceptable para resolver los conflictos. Si sus padres también lo hacen, ¿por qué no puede hacerlo él, en el parque infantil o en el colegio con los compañeros?

Según este artículo, la técnica de tiempo fuera es la mejor solución en el caso de que el niño/a pierda totalmente los estribos y esté fuera de control,. Algunos pediatras aconsejan apartarle un momento y llevarle a su habitación durante 2-3 minutos, comprobando siempre que en el cuarto no haya nada con lo que pueda hacerse daño. Tras un par de minutos, volveremos a la habitación y nos sentaremos a reflexionar con el/ella. Le hablaremos con calma y afecto sin volver sobre lo sucedido y sin mostrar rencor. Cuando se haya serenado,  se le elogiará por la forma en que ha conseguido recuperar la calma. 

Los límites y las normas son muy importantes para el desarrollo del niño. La disciplina no está reñida con el cariño y el afecto; es más, el niño/a necesita ambas cosas para crecer y madurar.

Los papás y mamás no deben tener miedo a imponer unas normas y unos límites al niño/a. No deben sentirse culpables, ni pensar que el pequeño se traumatizará o lo interpretará como falta de cariño.

El castigo físico siempre habrá que evitarlo, por supuesto. Hay momentos y motivos que los adultos no disponemos de otros recursos ni de la paciencia que se requiere para aplicar otras estrategias y es entonces cuando se produce. No debemos culpabilizar el responsable en la pareja que ejecuta esta acción, como habitualmente se hace en la relación apareciendo dos roles diferenciados en la figura parental, sin a demás que estos estarán enfrentados. Debemos hablar con la persona que ha ejecutado el castigo físico para hacerle entender que  esa acción no era la correcta, siempre esta conversación se mantendrá fuera del alcance de los menores y no se harán comentarios criticando la acción delante de los niños/as.

Estas malas costumbre desacreditan al adulto como figura normativa debilitando la relación parental. También crea fisuras en el ejemplo normativo y en el peso de la educación de ambos progenitores,  cosa que el menor utilizará en su propio beneficio, manipulando las situaciones a lo largo de su desarrollo.

 

 

18May 2017

La terapia educativa es un Modelo Terapéutico de Intervención Integral  que utiliza y promueve los recursos naturales para la intervención y recuperación de personas con trastornos o conductas problemáticas.

Tomamos como referencia a la PERSONA siendo esta la protagonista de su proceso de desarrollo personal.

Diseñamos una estrategia de intervención personalizada en función de sus necesidades de ese momento, los objetivos que se quiere alcanzar y el tiempo que vamos a dedicar al proceso hasta conseguirlo. Continue reading

18May 2017

La idea es elaborar ONU cuaderno de cuentos cortos, fábulas, (DIA Cada 1 parrafo, 365 historias), Que provoquen la reflexión, el Entusiasmo, despierten inquietudes y ganas de activación: Sacándonos de la inercia en La que Vivimos En Esta Sociedad de Consumo pasivo, encontramos Hacia una Participación Más comprometida con la sociedad y El Entorno En El Que Nos.

Cada historia activará Una faceta de la Solidaridad de la personalidad, Dejando ONU Espacio Para Que Escribá la personalidad Las reflexiones Que le ha suscitado, Proyectos en Los Que COLABORAR, las Ideas para vivir de forma solidaria, …

Continue reading

17May 2017

En la actualidad, se encuentra a la orden del día el uso constante de las redes sociales e internet. Cada vez se inician en su manejo personas más jóvenes con rangos menores de edad, lo que sin duda repercute en un incipiente foco de atención para padres y educadores.

La inmersión de los jóvenes en el mundo digital se erige como uno de los temas principales a los que el mundo educativo debe mirar con atención. La extendida alfabetización digital forma parte del entresijo vivencial de nuestras sociedades.

Un correcto seguimiento y una adecuada atención al sentido común, pueden favorecer tanto la experiencia como explotación del mundo sin límites que configura internet. La red es un espacio viral potencialmente llamado a cubrir, sobre todo, espacios de comunicación, que en un mundo globalizado como en el que nos encontramos permite acortar distancias y acercar información de manera rápida y eficaz. De este aspecto también se sirven las grandes compañías –y no tan pequeñas- para orientar sus campañas publicitarias y atacar a sus potenciales clientes.

El papel del educador y por extensión el de las familias, es el de orientar su uso de una forma adecuada, atendiendo al cuidado. Como es bien sabido, tampoco en la red se hace un uso ético de internet.  ¿Qué es la ética del cuidado?, ésta es un espacio de estudio e investigación iniciada por la psicóloga Carol Gilligan en  1982, mediante el cual se plantea la necesidad de atender al correcto desarrollo moral de las personas respetando su libertad y derechos. Dice el refrán que es mejor prevenir que curar. En efecto, el refranero es sabio, mas por ello es, en muchas ocasiones necesario, reflexionar sobre el nivel de interacción que como educadores y/o padres plasmamos en nuestros roles.

Abogar por un asesoramiento pertinente, que atienda de forma radical a los jóvenes no tiene porqué ser una tarea tediosa. Configurar momentos de aprendizaje en el uso de las herramientas digitales,  debe, hoy, formar parte de la educación y formación de las personas.  Explicar, ayudar, guiar, orientar, incluso consensuar con los jóvenes el para qué y el por qué del uso de los entornos virtuales, es una tarea que sin duda mejorará tanto la experiencia como el desarrollo integral de los mismos. El crecimiento como foco, atendiendo cuidadosamente al mismo, debe ser considerado con especial interés desde la propia tarea educativa y formativa de los más jóvenes.

17May 2017

Cuando no se sabe cómo controlar al niño/a, ¿se le puede dar un azote?

Esta era la introducción de un artículo que leí hace un tiempo. En el artículo te explicaban por qué puede llegar a ser contraproducente el castigo físico  para castigar una acción a tu pequeño.
Según una investigación en Estados Unidos sobre una muestra de 1500 niños/as de entre dos y cuatro años puso de manifiesto que los pequeños que recibían habitualmente pescozones tienden a vulnerar las prohibiciones establecidas por los padres. En cambio, los que no sufren estos castigos físicos, son menos testarudos y respetan las reglas más fácilmente.

Continue reading